Sudores y sofocos

Me sofocas…

Embadurnándome de

Celosos deseos escritos,

Inquietamente me intimidas,

Rasgando chillantes frases,

Mofándote de barrosas

Situaciones ardientes.

¡mintiendo!

Que dicha noche,

Me sentiste fogosa y

Ardientemente fingida.

Me sustentas con melosa tirria,

Que tal materia,

Te desea y

Adhiere su esencia a tu escandaloso

Cuerpo.

Tu desvelo susurrándome al oído y

Aquel caluroso respirar que posas

En el mismo.

Me refieres que estuve en celo

Por tu cautivante acoso.

 

Romane.

Deja un comentario